dasgast Muñecas tras el cristal (Pedro de Paz)
Jaime, un treintañero asocial que se entretiene con el internet, descubre en uno de sus paseos por la red la fotografía, de corte pornográfico, de una antigua amiga, Noelia, de la que estuvo enamorado. Conmocionado por el hecho, decide investigar para localizarla y averiguar qué la ha llevado a esa vida. Pero el ambiente en que se movía la mujer no es precisamente claro y agradable. Jaime, sin querer, se ve atrapado por una trama mucho más peligrosa de lo que había pensado en un principio… en la que están mezclados los intereses incluso de la nación…
Desde el punto de vista del estilo esta novela me ha parecido que empieza con algunas reiteraciones, sobre todo referidas a la descripción como "asocial" del protagonista, pero extensibles a otros aspectos. El autor a veces explica detalles que ya se ven por las acciones. Esta repetición de conceptos es más visible en las primeras páginas, donde se dan rodeos de varios párrafos antes de entrar en el hecho que tanto asombro le ha causado al protagonista y que es el disparador de la acción. Sin embargo, a partir del segundo capítulo, la prosa es sobria, de fácil lectura y muy ágil y rápida, limpia, se podría decir.

Aunque el inicio es lo que menos me gusta, y se echa de menos que sea un poco más "convincente", la historia se lee con interés, ya que va cogiendo velocidad a lo largo de las páginas. Cuando hablo de lo "convincente" me refiero a que los hechos se precipitan a partir de hechos demasiado casuales (encontrar la fotografía de una antigua amiga en una web de sexo es físicamente posible pero francamente improbable, debido a la profusión de tales webs).No se puede negar que es entretenido, pese a que el policial es un género que no me atrae demasiado, y que incita a seguir leyendo por la intriga de averiguar qué ha pasado con esa chica, y en qué tramas está involucrada. Además, abunda la acción física, sobre todo de la mitad en adelante, aumentando así la sensación de rapidez.

Aunque hay algunos giros argumentales sobre la mitad, la trama en sí podría haber sido algo más rebuscada (o elaborada) y con más sorpresas. Adolece de cierta "sencillez". Claro que en 200 páginas tampoco se pueden meter muchas intrigas; no estoy acostumbrada a leer libros tan "finitos". El libro es breve y va al grano, quizás a veces demasiado, de modo que se echa de menos un poco más de descripción de la parte emotiva o de relación entre personajes. Después del descubrimiento casual, se introduce un flashback donde se describe su relación de amor no correspondido (en apariencia) por Noelia. En estos primeros capítulos da la impresión de que el autor va a seguir ahondando en el tema "humano" pero después, cuando empieza la acción, el libro cambia de tono. A mí, personalmente, me hubiera agradado más una profundización en la parte de las relaciones y menos acción, pero sobre gustos no hay nada escrito. Y no hay que olvidar que se trata de una novela policiaca. En este aspecto cumple con todo lo que se espera del género: tiroteos, operaciones encubiertas, turbios empresarios, muertes, ambientes sórdidos, personajes de "perdedores"…

El protagonista es el mejor descrito, aunque quizás con cierta superficialidad, y haciendo mucho hincapié en su carácter de poco sociable. El "malo", sin embargo, resulta algo tópico con su aire soberbio y su puro en la boca.

Aunque desconozco totalmente el tema, se nota que el autor ha investigado o se ha documentado sobre ciertos aspectos tratados en el libro, desde el procedimiento policial hasta lo relacionado con las tramas de webs pornográficas y su modus operandi. Las partes más "incoherentes" como el hecho de que se deje participar a un civil en una operación secreta, incluso se justifican en el texto.

En suma, se trata de una novela que no aburrirá al lector, a la que, a mi modo de ver, la harían falta unas cuantas páginas más para poder desarrollarse en toda su extensión, y profundizar en esa historia de amor imposible, que está demasiado en el fondo, escondida entre los tiros y las investigaciones, y que podría haber dado mucho de sí. Al que le guste el género policiaco la encontrará de su agrado, pues contiene todos los ingredientes necesarios.

Espero que el próximo libro de Pedro de Paz sea muuucho más gordo…

Obras del autor:

-Muñecas tras el cristal (2006)

-El hombre que mató a Durruti (2004)
(Ganadora del I Certamen Internacional de Novela Corta
’José Saramago’)

http://reginairae.blogcindario.com/2006/04/00280-munecas-tras-el-cristal-de-pedro-de-paz.html

depension logo Muñecas tras el cristal (Pedro de Paz)

Share