dasgast Las distintas guaridas de los hombres (Susan Hill)
guaridas 198x300 Las distintas guaridas de los hombres (Susan Hill)

Las distintas guaridas de prosa.

Las distintas guaridas de los hombres es una novela con título prometedor, desarrollo difuso y final deslavazado en la que empiezas pensando que será una novela como tantas otras y acabas pro darte cuenta de que no, de que en realidad la autora quería escribir una nivela romántica y la teñido de negro para colocársela a los amantes de lo policiaco.

Partiendo de una frase altisonante, que intenta emular sin conseguirlo a Michel Cox, la novela nos conduce a una pequeña ciudad británica con coro y catedral donde empiezan a desaparecer personas, sin ahorrarnos el monólogo del asesino. Lo del monólogo estaría bien si al final condujese a alguna parte, peor lo cierto es que poco a poco empiezas a sospechar que se trata de loa desvaríos de un tarado que no van a explicar nada. Y al final te quedas en eso: que no te enteras de qué le pasaba al pobre desgraciado, por qué lo expulsaron, ni cual es en concreto su resentimiento.

Lo más cuidado de la novela, ya lo dije, son las reacciones las mujeres a sus divorcios, las peroratas sobre lo malos que son los exmaridos, la soledad, el aburrimiento, el acné y la lucha por adelgazar. En eso la autora se pone verdaderamente detallista y nos explica las vivenciuas de varias mujeres, una cuando enviuda, otra cuando se divorcia y otras más, simplemente cuando se aburren.

La parte más interesante, o la que a mí más me interesó, fue el recorrido pro la superchería y el verdadero alivio que producen algunas medicinas alternativas. Aparecen en esta novela la reflexología, la aromoterapia, la acupuntura, la homeopatía y hasta un cirujano psíquico que servía de medium para que un médico muerto operase a través de él, psíquicamente, a suspaciuentes y les devolviera la calma, la paz, el equilibrio y la salud interior.

Los personajes, que la solapa del libro promete inolvidable, son perfectos arquetipos de gente loca por caer simpática al lector, consiguiéndolo a veces y logrando, en la mayoría de las ocasiones, hacer pensar que estás delante de un ensayo, pero que la verdadera obra será otro día.

Para pasar un rato, son 700 páginas y se  va leyendo. Para más que eso, no, como no sea calzar un mueble cojo…

depension logo Las distintas guaridas de los hombres (Susan Hill)

Share