dasgast El tercer hombre, de Graham Greene. Intriga enla Viena ocupada
tercer 188x300 El tercer hombre, de Graham Greene. Intriga enla Viena ocupada

El tercer hombre, de Graham Greene.

Dentro de las novelas de intriga y de misterio llevadas al cine, esta es una de las que mejor resultado obtuvo, y me refiero a aquellas que además son buenas novelas, porque hay casos de sobra en los que la película es buena y el libro en cambio es bastante malo, como el Halcón Maltés. De la situación contraria hay tantos ejemplos que ni me molesto en citarlos.

Tiene razón el prólogo del libro cuando afirma que esta novela fue escrita más para ser vista que para ser leída.  La novela, con ser buena, no alcanza el nivel de la película que se realizó sobre ella, ni consigue su atmósfera.

De hecho, la novela es un poco insulsa, porque no explota el potencial del escenario, ni de la terrible broma que hace que el protagonista, un autor de novelas del Oeste de ínfima categoría, haya sido invitado como conferenciante a un selecto círculo literario vienés.

Lo que sí se muestra a la perfección es el inicio de la guerra fría: las capitales divididas en zonas de administración aliadas y soviéticas, donde queda cada día más claro que la alianza que los unió fue contra natura y que la desconfianza gana terreno.  Los rusos, por su lado, continúan la política represiva que ya han extendido pro Europa y los aliados se dedican al estraperlo, el mercado negro, y sacar lo que buenamente puedan antes de regresar a casa, porque ya está sobradamente claro que eso es lo único que pueden hacer en las naciones ocupadas.

En esta ambiente, nuestro protagonista es llamado a Viena pro un amigo de la infancia, por una especie de mentor que le inició a muchas cosas de adultos en su etapa escolar.  Para él, su amigo es una especie de héroe de otros tiempos, pero cuando llega a la ciudad se entera de que acaba de morir.

La policía británica es la que s eocupa del caso, con total indolencia, e informa al escritor de westerns de que su amigo estaba implicado en varias cosas sucias.  El escritor se niega a creerlo, porque eso supondría renunciar al mito de su infancia, y decide investigar por su cuenta la muerte, supuestamente accidental.

Y a partir de aquí, con los tópicos del género y un estilo un tanto vacilante, avanzamos por una trama que tiene poco de particular, por unos hechos que nos interesan a medias y por una falta de emoción y de suspense que no está a la altura de la profundidad psicológica con que se aborda la construcción de los personajes.

Aún así, una buena novela.

depension logo El tercer hombre, de Graham Greene. Intriga enla Viena ocupada

Share