dasgast El caso de la chica vacilante (Earle Stanley Gardner)
Chica+vacilante El caso de la chica vacilante (Earle Stanley Gardner)Lo cierto es que a mí me joroban estos detectives ricos, que aceptan los casos aunque el cliente no pueda pagar. Lo cierto es que me joroban aún más cuando tienen como secretaria a una guapa “muñeca” que puede ejercer de chica de acción, y lo cierto, finalmente, es que la novela en cuestión me ha jorobado por los cuatro costados.

Stanley Gardner fue seguramente un gran autor de novelas negras en su día, cuando el lector era mucho menos exigente con la veracidad de lo que se contaba. Hoy, con la aparición y hasta inundación de series oscuras, y mucho más duras, en todos las pantallas, el lector no quiere tragarse ya un cebo tan flojo como una chica que se cambia por otra.

El cambalache de identidades está muy bien para el vodevil, pero en la novela negra resulta un poco patético aun a pesar de los intentos del autor por aderezarlo con detalles ingenioso como la ambulancia, y otros que no desvelaré por si a alguien le apetece acercarse a esta novela.

Lo cierto, para ser justo y no centrarme en subjetividades, es que Stanley Gardner construye bastante bien su novela y la historia avanza, aunque por la cuerda floja de las casualidades, hacia un final casi conmovedor.

¿La trama? Un poco judicial, un poco policiaca. Un hombre es acusado de robar a una pareja que iba en un coche, pero parece que los testigos están demasiado interesados en que la cosa se cierre cuando antes. Mason está en su turno de oficio y se involucra en el asunto, que parece un tema de época monta en principio, pero que va creciendo poco a poco hasta complicarse con juego, prostitución, etc.

La mejor vitud de esta novela es que es breve. Para ratos perdido, puede valer.

depension logo El caso de la chica vacilante (Earle Stanley Gardner)

Share